Pablo Garriz recibiendo la medalla